lunes, 30 de marzo de 2015

....

Sientes el frío metal bajo tu cuerpo.
Escuchas tu nombre, pronunciado con tristeza y frustración en voz de él.
La sangre te rodea, el líquido apenas te deja respirar. 
Las imágenes pasan por tu cabeza de hermosos recuerdos, ahora, destrozados.

El dolor se desvanece y el cansancio se apodera de ti.  Pero tú, María Robotnik, sabes que esta terrible pesadilla apenas empieza…
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
próximamente....

1 comentario:

  1. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA *-*

    ResponderEliminar